Gustavo Petro le responde a Álvaro Uribe

Por: Gustavo Petro.

El cobarde es el que no sabe afrontar la realidad de sus nexos.

El helicóptero de su padre, Álvaro Uribe Vélez, estaba en el laboratorio de cocaína más grande de la historia: tranquilandia. Por descubrirlo asesinaron al ministro Lara Bonilla.

Por la muerte de su padre, Pablo Escobar lloró.

El odio desatado en usted por el asesinato de su padre, cuyos autores están por descubrir, no mitigó: lo llevó como víctima, a pasar del liberalismo a la extrema derecha, a volverse auspiciador de la terrible articulación entre mafia y política en la forma de las Convivir.

A partir de allí, un poderoso mecanismo de concentración de la riqueza, con la usurpación masiva de tierras y el despojo del campesino, se disparó en el país.

Un régimen así de feudal y de sanguinario se apoderó de Colombia, llevándola al atraso,la violencia y la ignorancia

Sin poder superar el odio, usted, Uribe, creyó ver en la Paz, la impunidad del asesinato de su padre, y por ello, la obstaculizó, la destruyó, la llenó de una senda de cadáveres de miles de jóvenes inocentes asesinados y ataviados de bajas de su política del odio.

Ojalá alguna vez, usted, consciente del fracaso de la política del odio, sea capaz de tender la mano de reconciliación y permitir que ese campesino despojado, esa madre del joven asesinado, esa Colombioa del trabajo decente, pueda ser Poder.

Ese día los padres asesinados podrán descansar en Paz.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*