Alcalde de Funza fue el único mandatario del país en enviar ESMAD contra la protesta pacífica en el marco del paro nacional

El alcalde del municipio de Funza, Cundinamarca, Daniel Bernal (Cambio Radical), fue el único mandatario del país en enviar al ESMAD (Escuadrón Móvil Anti Disturbios) de la Policía Nacional a la manifestación pacífica realizada en este territorio, con ocasión de la jornada de paro nacional convocada por las centrales obreras y el Comité de paro nacional. En el marco de la movilización que efectuaban cerca de 150 personas entre Mosquera y Funza, en el punto de la carrera 9 con calle 9 de este último municipio, hacia las 7:30 p.m., y sin disponer de ningún protocolo previo de diálogo y concertación con las autoridades, cerca de 15 motorizados que transportaban a igual número de miembros del ESMAD, llegaron y se dispusieron a atacar la marcha. Dicen los manifestantes que el ESMAD llegó con clara alevosía, y de no ser por la interlocución express de la Personería con defensores de derechos humanos, los policías hubieran podido atacar la movilización pacífica. Las personas, además, siempre actuaron con civilidad y no cayeron en las provocaciones de la fuerza policial.

Momento de la llegada del ESMAD a la movilización pacífica

El día anterior, el Ministerio del Interior expidió la Resolución No. 1139 de 2020, por la cual expidió el Protocolo a corto plazo para garantizar el derecho de los ciudadanos a manifestarse públicamente, esto en cumplimiento en el fallo de tutela del Tribunal Administrativo de Cundinamarca. El tercer punto de esta Resolución habló de las responsabilidades de los alcaldes para garantizar el derecho fundamental de protesta. Dentro de éstas se indica que el alcalde puede disponer la adopción de medidas de policía, “frente a la evolución de los hechos de disturbios”. Más adelante, la Resolución indica que “cuando en el marco de la manifestación pública, se desprendan hechos violentos (…) la actuación de la Policía Nacional se realizará con la observancia plena de los principios de necesidad, gradualidad, proporcionalidad y racionalidad.” De tal manera, que al no presentarse ningún connato violento en la movilización registrada ayer en el municipio de Funza, no era necesario enviar al ESMAD a reprimir la protesta.

Aunado a lo anterior, la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, apenas el pasado 22 de septiembre, ordenó a todas las autoridades la adopción de acciones para garantizar la protesta pacífica. Advirtió el máximo tribunal que el ESMAD, en el marco de la protesta social, supone una “amenaza real” para su garantía. Además, indicó la Corte, el ESMAD “no es capaz de garantizar el orden sin violar las libertades y los derechos de los ciudadanos a disentir, pues tampoco hace un uso adecuado de las armas de dotación asignadas.”

E síntesis, el alcalde de Funza, envío al municipio, y contra una movilización pacífica, una institución que la alta Corte sindica de incurrir en violaciones a los derechos humanos, y no garantiza la protesta social. Además, el alcalde habría podido incurrir en la violación de los protocolos de corto plazo emitidos por el Ministerio del Interior, que le impedía movilizar unidades de policía antidisturbios a una movilización que no hizo uso en ningún momento de la violencia como mecanismo para hacerse escuchar.

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*