El Macarenazoo: 15 años de comunicación alternativa

¡Hoy cumplimos 15 años desde que salió la primera edición impresa de El Macarenazoo! Seguimos haciendo comunicación comunitaria, popular y alternativa. Tenemos problemas con la página y el hosting, pero en breve lo solucionaremos. Empezamos en la Universidad Distrital, y seguimos en nuestros procesos sociales, comunicativos, de enseñanza en el aula, principalmente. Para conmemorar esta fecha, recordamos la Editorial de la Edición No. 1, de ese viernes en un noviembre del 2005. ¡Gracias a los compañeros y compañeras que estuvieron en el inicio, en algún momento, ahora, siempre en nuestros corazones! Repórtense en comentarios.
Alzando la voz
Editorial El Macarenazoo, Periódico de la Facultad de ciencias y educación
Universidad Distrital Francisco José de Caldas
No dejar al alcance de niños, clérigos, moralistas o burócratas.
Estamos hablando en serio. Siente cabeza sobre este papel, si usted considera que sabe leer entonces es apto para comprender el inicio de un proyecto engendrado desde las necesidades comunicativas de la comunidad macarenenze. Un proyecto con el apoyo financiero de la Facultad, pero sin el respaldo de la comunidad que brillo por su ausencia en las convocatorias y reuniones hechas. Tanto, que EL MACARENAZOO, pasó por un proceso de convalecencia antes de ver la luz. Si usted puede leer es porque con mucho dolor se ha llegado a parir. Pero estamos contentos. Y no podemos más que estarlo, ya que a pesar de su (sí, su) falta de participación, pudimos gestar esta publicación. La queja cobra significado puesto que este es un periódico de todos, no somos nosotros quienes poseemos la última palabra, o quizás la última versión. Somos todos quienes hacemos parte de este vehículo informativo.
La Macarena es para nosotros un escenario de encuentro y reflexión, un lugar para el pensamiento, pero sobretodo un espacio amado, en donde estamos pasando los mejores años de nuestras vidas. No es sólo una estructura, es un conjunto de sensaciones, de palabras, de ideas particulares que nos unen como comunidad. Cada lugar, la particularidad de los balcones, los tintos donde el primo, la plaza Manuel Infante, la Aburrida, El Festival de la Chicha, cuando se va la luz, cuando se va el agua (con la empresa de Acueducto al lado) y la miscelánea de chicherías y chuzos abajo, esperando la vaca de los estudiantes para profundizar en la beodez.
En cuanto a ZOO, el diccionario de Griego Vox define: ser viviente, ser vivo, especialmente animal, representación al vivo, figura, imagen, pintura. Nosotros lo asumimos desde la vitalidad que rompe con la pasividad. Existen grandes y graves problemas en este lugar amado, en este zoológico, que ni siquiera se conocen porque no se sabe nada. No existe información al respecto, no hay diversidad en los puntos de vista, un conjunto de opiniones heterogéneas y a la vez homogéneas (lo que es peor), desposeídas de una postura crítica, soportadas en la opinadera de la masa y no en información cimentada en la investigación. El termino ZOO, materializa una propuesta gestada desde la filosofía y el pensamiento moderno, la construcción del hombre desde sí mismo, desde el conocimiento de la realidad, con poder para decidir y afectar su entorno próximo. Pero para ello se requiere conocer dicho entorno, no simplemente opinar, divagar con el tema de moda o alienarse en el tema tradicional. La Macarena es algo más. Necesita algo más.
No se está diciendo que esta publicación sea la solución a todos los problemas, pero por lo menos, estamos convencidos de que hará evidentes unos cuantos. Los medios de comunicación han servido para instalarnos en los sistemas mercantilistas de las multinacionales. Eso es lo que vivimos. Sólo podemos liberarnos con las mismas armas de opresión. La universidad, es el espacio para que se depuren, se consoliden y se empleen estas armas. EL MACARENAZOO, pretende ser una de ellas.
Agradecemos a todos aquellos que creyeron en nosotros. A quienes nos acompañaron en las reuniones y, a pesar de no volver, llenaron el salón. A quienes enviaron sus artículos, a quienes los prometieron y no llegaron. Al Decano quien aprobó la iniciativa. A Edward Pinilla quien estuvo al tanto de la revisión del proyecto y de los recursos administrativos y financieros. A Rubén Carvajalino, quien dio de su tiempo, su conocimiento y diligencia para imprimir estas páginas. A los impresores y diagramadores del Fondo de Publicaciones. Al Profesor Gianni Lara, del Proyecto Curricular de Lengua Castellana, quien asesoró el proyecto, coordinó las reuniones y nos colaboró con su conocimiento en la confección del periódico. Y por supuesto, agradecemos a nuestros lectores por otorgar parte de su tiempo para conocer esta faceta de la Macarena, EL MACARENAZOO, un periódico, suyo, nuestro, de todos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*